El biodiésel: Un biocombustible no tan sostenible

5/8/2022

¿Qué es el biodiésel?

Como su nombre indica, el biodiésel es una versión más ecológica del diésel tradicional producido a partir de petróleo. Se produce con aceites vegetales o animales tanto crudos como usados. Después de pasar por un proceso de transformación químico, este combustible se puede usar completamente solo para los motores diésel o mezclado con petrodiésel. En principio, todo tipo de aceite se puede utilizar, aunque unos son más eficientes que otros.

El balance de las emisiones

El biodiésel sí genera emisiones. Pero, al ser producido con el aceite de plantas que absorben el CO2 durante su crecimiento, esto se compensa. Se dice que durante su vida la planta captará exactamente la misma cantidad de CO2 que se emitirá luego al usarla como combustible.

Ahora bien, sin tener en cuenta todo el balance energético del biodiésel desde el cultivo de las plantas hasta su uso como combustible, hay procesos de fabricación, de transformación y de transporte que generan grandes cantidades de emisiones.

A pesar de lo anterior, el biodiésel forma parte de la familia de los biocombustibles que la Unión Europea (UE) categoriza como fuentes de energía renovable.

El biodiésel en la Unión Europea

Francia y Alemania son los mayores productores de biodiésel de la UE. Dentro del espacio comunitario se usa sobre todo la colza y el girasol para su producción.

La Directiva 2018/2001 de la Comisión Europea limita el uso de biocombustibles de primera generación (aquellos que se crean a partir de azúcar, almidón o aceites vegetales) como el diésel a un 7% para el sector del transporte. Esto se debe a que el cultivo de la colza y otros vegetales para la producción de combustibles contribuye a la deforestación, sobre todo en América del Sur y Asia.

Entonces, ¿Renovable o no renovable?

Es cierto quela Unión Europea clasifica los biocombustibles como fuentes de energía renovable. Pero, el límite estricto puesto por la Comisión en cuanto al uso delos de primera generación en los transportes demuestra que su impacto ambiental no es tan insignificante. 

El mayor problema reside en las emisiones que supone el cambio en la ocupación de los suelos para el cultivo de los vegetales destinados a la producción de biodiésel. Además, si miramos la definición más común de energía renovable, vemos que no es aplicable al caso del biodiésel: 

“Se denomina energía renovable a la energía que se obtiene a partir de fuentes naturales virtualmente inagotables, ya sea por la inmensa cantidad de energía que contienen, o porque son capaces de regenerarse por medios naturales”.

El biodiéseles más interesante que el petrodiésel pero está muy lejos de ser una solución sostenible para reducir la huella de carbono del sector del transporte.

Algunos artículos relacionados